jueves, 13 de julio de 2017

Reseña - Invasiones

Invasiones
Ismael Martínez Biurrun
Valdemar
Tapa dura | 384 páginas | 14,50€



   La especie humana es errática por naturaleza. Nos tropezamos más de dos veces con la misma piedra, es así. Escondemos secretos, somos vengativos, acumulamos rabia y la gran mayoría tiene la empatía guardada bajo llave. Las tres novelas cortas Ismael Martínez Biurrun que componen Invasiones nos muestra como una amenaza exterior sobrenatural hace que emerja lo peor del ser humano. Que surja lo que lleva en el pozo más profundo de su ser. Hablando de forma malsonante: que salga la mierda a relucir. Tres invasiones que nos llevan a través de tres escenarios y diferentes personajes que tienen mucho en común. Pese a que cada una de ellas es diferente entre si, en todas abordamos la tragedia humana después de que un fenómeno sobrenatural asole a nuestros protagonistas. Pero este fenómeno poco importará, lo que le interesa a Biurrun es explorar a sus personajes, sacar todo lo que llevan dentro, y llevar sus historias hasta el borde de la locura.

   Tres novelas cortas que parten de unos argumentos muy potentes, que tienen personajes bastante complejos y de fuerte personalidad, donde la prosa es capaz de ir encerrándonos poco a poco en cada historia. Biurrun maneja la prosa a su antojo para ir creando una capa acumulativa de horror y de tensión. Si algo me ha maravillado durante la lectura es la forma de escribir del autor. Maneja las palabras muy bien, nos imbuye dentro de sus escenarios, retrata a sus personajes con detalle y nos hace ver que todo va ir a peor. No hay escapatoria para nadie en ningún momento, y nunca la ha habido.  Esa tensión, esa venganza y ese dolor, es palpable a través de las palabras. El autor crea escenarios asfixiantes donde las dosis de horror, y gore en algún caso, están servidas con crueldad y una buena porción de realidad. Las escenas de pesadilla se graban en la retina y te llegan a revolver el estómago.

Foto de Juan Medina (Plaga en Fuerteventura)

   La primera de las novelas cortas es Coronación, mi historia favorita de las tres. En ella Irene y su marido Eloy irán de visita a la casa del jefe de la primera para una cena informal, cuando de repente una plaga de langostas asolará toda Madrid. Como si una plaga del Genesis cobrara vida en las calles de Madrid. El confinamiento en el piso terminará por sacar a relucir todos los secretos pertinentes entre estas dos parejas. Una historia sin desenlace ni resolución, que nos deja in media res, pero que transmite a tu mente unas imágenes impactantes y un viaje que te pone el vello de punta. Un retrato de la realidad de nuestros días, de la crisis económica y de la crisis personal al llegar a cierta edad. Un escenario apocalíptico en el que no existe un héroe, un salvador, ni nada por el estilo. El escenario es un simple fondo para deconstruir a los personajes con el paso de las páginas, hacer brotar los secretos, aumentar la tensión y llevarnos a un final de infarto. Aunque es una pena ese final, que no redondea la jugada por completo para hacer la historia perfecta.

   El color de la tierra es la segunda de las novelas cortas, y la que menos me ha gustado de las tres. En el complejo turístico veraniego Arenal Nord nos encontramos con Dimas, el jefe de mantenimiento corroído por sus errores del pasado. Un día comienzan una serie de movimientos sísmicos que recorren el mundo abriendo grietas, cuando una serie de sucesos extraños empiezan a acontecer en el complejo. La historia de nuevo crea una atmósfera de imposibilidad y secretismo que te sumerge, aunque no conseguí conectar con el personaje principal en casi ningún momento. En clave de thriller apocalíptico, la novela corta nos va llevando a través de una serie de giros, momentos sobrecogedores y oníricos, además de un final bastante acertado en mi opinión. Una historia de secretos, imágenes grotescas que se clavan en tu mente y una sensación de cataclismo constante que te deja mal cuerpo al terminar.

Lluvia de meteoritos (Cogida en telesur)

   Aunque no es mi favorita por meros detalles, creo que Nebulosa exprime lo mejor de las dos historias anteriores para darnos una idea muy original. La historia nos cuenta como a una reciente pareja asiste a la caída de un meteorito que cambiará sus vidas para siempre. Tras el fenómeno y lo vivido esa noche, ambos empezarán a actuar de forma extraña. La estructura de la novela corta va alternando momento temporales y puntos de vista, jugando con la narración y el flashback. Asistimos a una narración cósmica con un final agridulce, pero a la vez bastante satisfactorio. Lo pulp y lo terrorífico estrechan lazos para darnos una historia llena de situaciones demenciales no apta para todos los públicos. La prosa de Biurrun se vuelve explícita, alocada y asfixiante. Avanzamos una página tras otra, buscando como va a terminar toda esa espiral de locura. Lo malo es que esperamos algo más tras lo leído anteriormente, un último giro que difiera de las otras historias, pero que no llega. Pero esto, para nada estropea la sensación de haber leído una gran novela corta.

Los tres escenarios, a cada cuál más interesante
La prosa de Biurrun
Los giros, los secretos, la tragedia
Los personajes

El mal de cualquier colección, unas gustan más que otras

Es la primera lectura que hago de Ismael Martínez Biurrun, pero no será la última. Es de agradecer la racha que llevo de descubrimientos de autores naciones: Jesús Cañadas, Nieves Delgado, Emilio Bueso, Guillem López, Cristina Jurado, Marc Pastor,…etc. Hay mucha calidad en nuestro producto nacional. Y todo hay que decirlo, que gozada la edición de Valdemar. Tapa dura, formato perfecto, precio asequible y ni un error ortográfico que he encontrado. Si cualquiera de las novelas de Biurrun se acerca a lo que me ha transmitido en estas tres historias cortas, van a caer más de una compra y lectura en los próximos meses.

¡Muchas gracias Valdemar por el ejemplar!

Otras reseñas de interés:

martes, 11 de julio de 2017

Pon ficción corta en tu pila #6

   He tardado un poquito más que en las últimas ocasiones, pero vuelvo a la carga con una nueva entrega de ficción corta. La verdad es que he tardado por que estoy mezclando la antología Dark Fantasies editada por Mariano Villareal por el medio de las lecturas, y el Celsius ha ocupado las últimas semanas. Por lo tanto son poquitas cosas las que leo fuera de ello, pero algo ha caído. Tres relatos y una novela corta que no tienen desperdicio. Let´s go!

La segunda muerte del padre
Cristina Jurado
Ediciones Nevsky | Cuentos desde el otro lado
Rústica | 18 páginas
5 / 5



   La historia nominada al Ignotus que se recoge dentro de la antología Cuentos desde el Otro Lado orquestada por Concepción Perea. Es un cuento de terror que te deja con muy mal cuerpo. El relato nos cuenta la terrible espiral de decadencia en la que se sumerge una mujer cuando su padre muere, aunque era una persona casi desconocida para ella dados los pocos lazos comunes que compartían. Cristina nos embarca en una historia que va poco a poco y de forma calmada metiéndose en nuestras venas, para llevarnos a un final terrorífico en el que solo quieres gritarle un angustioso no mayúsculo a las páginas. La pena, la culpa, el abandono, la indiferencias o los recuerdos de la infancia. Todo se da cita en la mente de nuestra triste protagonista a través de poderosas imágenes. Un thriller psicológico con el duelo como telón de fondo. Incomodo, emocionante y sofocante.

Días en reflejo
Laura S. Maquilón (aka Doña Sierpe)
Lektu
Electrónico | 7 páginas | Pago social
4 / 5



   La pequeña historia de Laura es tan potente como personal. ¿Quién no se hace pasar por quién no es cada día debido a los rieles sociales a los que nos debemos someter? Y es que la autora nos lleva por una bella narrativa para hablarnos sobre las máscaras que usamos a diario para compensar aquellas carencias o defectos que el mundo nos dice que tenemos. Vemos como cada día aquel que se sale de los estándares sociales es burlado, trivializado e ignorado. Pero en realidad somos nosotros mismos los que sufrimos, los que tenemos envidia de esa gente, que saben vivir como son y no escondidos tras un disfraz. Laura escribe directo al lector, apelando a su fibra sensible. Da igual seas mujer u hombre, este relato sabe cómo tocar tu capa sensible, por mínima que sea. Todos tenemos nuestras máscaras y disfraces, no solo en carnaval.

Siete maravillas de un mundo pasado y futuro
Caroline M. Yoachim (Trad. de Marcheto)
Lightspeed | Supersonic
Online | Lektu | 2,99€
3,5 / 5



   Lo primero que te viene a la cabeza tras leer el relato es que la imaginación que tiene Caroline M. Yoachim es algo fuera de serie. Puede gustarte más o menos el relato, pero eso queda claro a simple vista. La escritora compone una historia global a partir de historias más pequeñas. En este caso son siete maravillas repartidas por todo el Universo que unen la historia de dos personajes a lo largo de los siglos, mientras van evolucionando y transformándose con cada paso. Siete partes centradas en cada maravilla del mundo a través de cientos de años luz. La historia publicada originalmente en Lightspeed está disponible en la revista Supersonic nº4 y ha sido nominada al premio Ignotus este mismo año. Como me pasa con Acerca de las costumbres de la elaboración de libros en determinadas especies o Manual comparativo ilustrado de sistemas cognitivos para lectores avanzados de Ken Liu, no son exactamente el tipo de relato que más disfruto. Me parece que tienen un sentido de la maravilla único, que hay muchas ideas y especulación detrás, pero que no termino de conectar del todo. Por ello recalco que el problema es mío, y que os animéis a descubrir la maravilla de esta pequeña historia.

Encuentro Fortuito
Christopher Kastensmidt (Trad. de Rodolfo Martínez)
Electrónico | 50 páginas | 0,99€
3,75 / 5



   Cada vez tengo más claro que el mundo de la novela corta tiene muchas alegrías que regalarnos en nuestro país. Creo que hay suficiente material inédito en nuestro idioma como para tener un extenso catálogo de títulos interesantes, aparte de la producción nacional en pleno auge. Una de las series de novelas cortas que más ha llamado mi atención desde hace tiempo es la de La Enseña del Elefante y el Guacamayo. Y es que leer y escuchar a Elías F. Combarro hablar sobre ella no hace más que acrecentar mi interés. ¿Aventuras clásicas con folclore brasileño y africano? Si, eso es básicamente lo que te vas a encontrar, aunque quizás algo más. Esta primera entrega de la saga (ya lleva 8 en total en inglés, y para seguir) es una carta de presentación al lector, un punto de partida. Una presentación de los personajes, entorno y tono por el que se van a mover las siguientes entregas que me recuerda tremendamente a los relatos cortos de los dos primeros volúmenes de la Saga de Geralt de Rivia.

   Nos situamos en Brasil en el siglo XVI cuando el holandés Gerard van Oost llega en busca de labrarse fama y fortuna matando bestias y monstruos. Pero se topa con un muro, el capitán Dias Caldas no está por la labor de admitirlo en su grupo. Un encuentro casual con Oludara, un fuerte y astuto esclavo africano, puede ser la solución a sus problemas. Más centrado en la espada y brujería clásica, las páginas de Kastensmidt se nos van rápido de las manos en toda una mezcla de acción, mitología, misterio, buenos diálogos y humor. Si algo me ha gustado de esta carta de presentación ha sido la forma de resolver los problemas. Huyendo de las épicas y ancestrales batallas, el autor presenta la astucia como el elemento clave, como el motor resolutivo de sus tramas. El engaño, envuelto por el carisma de los dos protagonistas, nos seduce en ese mitológico Brasil. Aunque la historia es autoconclusiva, si que se nota como un primer acercamiento con mucho potencial para las siguientes entregas. Lo mejor es que según ha comentado la editorial, después del verano veremos a Gerard van Oost y Oludara en su primera aventura como equipo.

¿Alguna recomendación?

viernes, 7 de julio de 2017

Reseña - Tres enanos y pico

Tres enanos y pico
Ángel Sanchidrián
Planeta
Rústica | 479 páginas | 17,90€



  El humor es algo necesario para sobrevivir en nuestro mundo. Es un gran remedio contra los malos momentos, sirve para esconder más de una cruel verdad o simplemente, es una buena medicina contra el aburrimiento. Pero no es fácil, nada fácil. Cada cual es hijo de su madre y de su padre, tiene sus gustos y sus filias, sus retazos de gracia. No a todo el mundo le hacen gracia las mismas cosas ni en la misma intensidad, eso lo vemos cada día. Aunar tópicos de fantasía en una historia para retorcerlos en clave de humor retratando nuestra sociedad no es nada nuevo. He aquí el gran Terry Pratchett como máximo exponente. Pero no es esto exactamente lo que nos ha dado Ángel Sanchidrián en su alocada novela. O eso creo. El autor despliega una mordaz ironía ensartada en una ácida sátira sobre las diferentes situaciones sociales y políticas actuales, todo dentro del marco de una historia de fantasía épica.

  La premisa de la novela es bastante simple. El joven y bastante inocente Wifo Medroso es un estudiante en la pacifica urbe de Bellavista. Wifo se dedica exclusivamente a sacar adelante sus estudios e intentar que su madre, la gran Ramona, no le moleste demasiado con sus inagotables sermones. Ha llegado el momento de ponerse con sus tesis en Cultura de las especies, para lo cual decide ir hacer sus prácticas a la ciudad enana más cercana, Villa Trifulcas. Para ello le conceden una beca, ya que será una magnífica oportunidad para completar y ensanchar los escasos conocimiento de “Enanología” que existen en el mundo universitario. Lo que no sabe Wifo es todo lo que le espera tras su llegada a Villa Trifulcas.

Imagen encontrada en Pinterest

  Sanchidrián nos regala una novela sencilla pero muy bien escrita. Una narrativa muy fluida nos va llevando por una historia que juega con los estereotipos de la fantasía épica. El autor introduce variaciones de los clichés, giros interesantes y personajes que se ganan nuestro cariño desde el comienzo. El tono medieval se ve mezclado con los males sociales que vivimos día a día en nuestras vidas. Políticos corruptos, guerras sin sentido, refugiados a los que no se les permite el paso, la lucha de las mujeres o la xenofobia. Una visión en clave de humor de nuestro propio mundo real, de nuestra realidad más cercana, que a veces hace sentir vergüenza propia de lo verdadero que hay en sus palabras. El autor da con la tecla para hacernos disfrutar de una historia entretenida y divertida a la vez que pone nuestra mente a reflexionar, sin caer en el error de aleccionar a sus lectores.

  Uno de los puntos de conexión con el lector lo ejerce un amplio abanico de referencias populares. Tanto literarias, cinematográficas, televisivas e incluso del mundo de los videojuegos. Son guiños dejados al lector que le hacen asomar la sonrisa a los labios al reconocerlos. Aunque el punto fuerte son sus personajes. Estrafalarios, simpáticos, divertidos y con personalidades propias. Tendremos humanos, enanos, elfos, dríadas, ogros, trolls, orcos y alguna extraña mezcla de ambos que da bastante repelús. Todos tendrá su forma de hablar, sus costumbres, sus ambiciones y expondrán sus más conocidos odios ante las demás razas. Tras leer la novela es imposible que no quieras probar las croquetas de Ramona, tener un amorío con la Grosa, ser un amigo como Riñas o meterse en una conversación de trolls u ogros.

Imagen encontrada en Pinterest

  El particular y extravagante viaje del héroe de Wifo confluye en un lio de tres pares de narices que al final tiene el más absoluto de los sentidos. No sé cómo, pero Ángel se las arregla para juntar todas las tramas y darnos un colofón final con un epilogo que te encoje el corazón. Puede que algunos personajes pudieran haberse pulido un poco más, que a veces algunas escenas estén metidas con calzador para poder tratar cierto tema o que destaque sobre manera que el autor es muy bueno dejando pequeñas frases grabadas. Pero lo que queda claro es que Tres enanos y pico es una novela que abre un trecho en el mercado de género español, y uno que espero que se aproveche. Tres enanos y pico es una novela perfecta para acompañar al calor veraniego, para disfrutar y entretenerse en las largas jornadas tanto en la piscina como en la playa. Tres enanos y pico es como la tapita de croquetas que te ponen en el bar con la cerveza. Siempre entra bien y te deja muy a gusto.
Los personajes
La doble capa de lectura
La complejidad de la sencillez
Entretenimiento, diversión y aventura

Pulir algún personaje
Alguna escena con calzador

Cuando empecé a leer la novela no sabía bien que me iba a encontrar ¿Solo iban a ser chistes a cascoporro en una historia de fantasía épica? Cuán equivocado estaba. Tres enanos y pico es algo más. Es una sátira sobre nuestro propio mundo, sobre las cosas que vemos y hacemos día tras día. Pero todo viene rebajado por el tono de humor y enmascarado por ese mundo medieval plagado de diferentes razas. Espero que Ángel Sanchidrián se anime a escribir más novelas, porque si le salen más cosas como esta, que cuente con mi lectura.

¡Muchas gracias Ángel por el ejemplar!

Otras reseñas de interés:

lunes, 3 de julio de 2017

Evaluación Semestral 2017

   Ya llegamos a mitad de año. Parece mentira, pero que rápido pasa el tiempo. Sobre todo, cuando nos embarcamos en grandes lecturas, maratoneamos series a cascoporro o disfrutamos del buen cine. O cuando estamos tan ocupados que no tenemos ni un segundo para dedicarlo a nuestros hobbies. Como ya hice el año pasado, me propongo hacer una pequeña evaluación de lo visto y leído hasta ahora. Esto ya sé que suele hacerse a final de año, pero no quiero que algunas obras buenas queden relegadas en los posos de mi memoria. Let´s go!

   Este es uno de esos momentos en los que me pregunto ¿Para que hago la entrada si voy a sufrir intentando elegir? Tengo claro tres libros que tienen que estar si o SI en mi top. Empiezo por El zoo de papel y otros relatos (Runas) de Ken Liu, reciente ganadora del premio Locus. Una antología de relatos fascinante, que tocan la fibra sensible y que cualquier lector, aunque no sea de género, disfrutará. También debo mencionar Farishta (Catedral books) de Marc Pastor. Mi puerta de entrada al corvoverso del autor ha sido magnifica. Una lectura adictiva, con viajes temporales y una narrativa plagada de referencias culturales. Cierra el trio Transcrepuscular (Gigamesh) de Emilio Bueso. El sword & planet ideado por el castellonense es un paso de gigante en la literatura de género española con una imageniería aplastante.


   Pero ¿quién se puede quedar con solo tres? Tengo que destacar Futuros perdidos (Gigamesh) de Lisa Tuttle, una obra especial que habla sobre la aceptación de uno mismo jugando con realidades alternativas. También El muro de las tormentas (Runas) de Ken Liu, la magnífica continuación de La gracia de los reyes. Ken Liu abre su abanico de personajes parar regalarnos una entrega épica que sienta los cimientos para el gran final. Un tocho de 900 páginas que no se lee, se devora sin parar. Y también la nueva obra de Guillem López, Arañas de Marte (Valdemar). Todo un drama familiar de ciencia ficción y horror psicológico donde el castellonense nos sorprende de nuevo, como acostumbra.


   No me puedo olvidar de la parte infantil. Si tengo que quedarme con un solo libro de esta temática, me quedo con Los Imaginarios (Blackie books) de A.F. Harrold. Un libro especial, de los que hacen mella, que juegan con la imaginación del lector y saben tocar su corazón. Pero tengo más. El Alcatraz de Brandon Sanderson sigue con sus aventuras, pero fue el segundo volumen, Alcatraz contra los bibliotecarios malvados: Los huesos del escriba (Sin Límites) mi favorito. También la continuación de La Colección Secreta de Pseudonymous Bosch, con su cuarta entrega Esto no es lo que parece (Ediciones DiQueSí), que nos sitúa más cerca de la conclusión y de saber por fin el ansiado Secreto. Y no me olvido de una de las últimas, Walter Domville y el alucinante televisor espectral (Fun Readers) de Ander Pérez, una serie de aventuras con aire ochentero de lo más divertidas.


   Llegamos al apartado comiquero y si algo tengo que destacar por encima de todo es el primer integral del Locke & Key (Panini Comics) de Joe Hill y Gabriel Rodríguez. Fascinante, emocionante, maravilloso. Pocos son los adjetivos para describir este maravilloso e imprescindible cómic. Así como La Visión (Panini Comics) de Tom King y Gabriel Hernandez Walta. Una vuelta de tuerca costumbrista del personaje que no os podéis perder. Debo hablar también de una maravilla como es Leñadoras (Sapristi) de Noelle Stevenson y Grace Ellis. Aventuras de campamento con componentes fantásticos, pero con un grupo de personajes que te enamoran desde el primer minuto. Menciono por último el Hell´Blar (Yermo ediciones) de Alex y Sergio A. Sierra, una historia con tintes nórdicos y un dibujo precioso.


  Cambio de destino ahora y me planto en las series. Es cierto que he perdido un poco mi ritmo seriefilo habitual. El tiempo, es lo que tiene, se me va de las manos. Pero tengo unas cuantas que destacar. Lo primero, American Gods (Starz). La fastuosa y magnifica primera temporada de la adaptación del libro de Neil Gaiman me ha tenido embelesado cada semana. Otro tanto me paso con Dirk Gently (BBC America) y Legión (FX). Dos series diferentes a lo habitual, con estructuras narrativas un tanto peculiares, pero con las que goce armando sus puzles. Y hablando de puzles, no me puedo olvidar de Westworld (HBO), de la cual por fin he disfrutado y me encuentro gratamente sorprendido. Hablaría también de la segunda temporada de Rick & Morty (Adult Swim) que por fin he visto o de la segunda temporada de Love (Netflix), y de lo mucho que me ha gustado la segunda temporada de Sense8 (Netflix), pero ya os dejo los enlaces. Más que recomendables.


   Y por último en el repaso, nos vamos al cine. Aquí juego con ventaja, porque he visto muy poquito, por lo que tengo más fácil elegir. O no. Me quedo de cabeza con Capitan Fantastic. Tanto me gusto que me compre el DVD nada más salir, algo que nunca hago. Yo fui de los que gozo en el cine con T2: Trainspotting. Una gran vuelta de los personajes en una buena y divertida película. También disfrute por fin de Arrival, la película que adapta el relato de Ted Chiang. Fascinante es poco decir. Y no me puedo olvidar de Your Name, un fenómeno que espero que se repita en nuestro país. También he puesto remedio a algunas películas más antiguas que se consideran imprescindibles. Tales como El resplandor, Paprika o Intocable, las tres más destacadas de lo que he visto. Maravillosas.


   Terminado el repaso, ahora vamos a por lo que creo que me espera (así a brochazo gordo) estos seis meses que se vienen. Tengo muchas ganas de El archivo de atrocidades de Charles Stross así como The Long way to a small, angry planet de Becky Chambers. Los dos libros de Insólita Editorial tienen una pinta maravillosa y son de los que más ganas tengo de leer durante lo que queda de 2017. También las apuestas de Runas con la antología Planetas Invisibles en septiembre y la muy valorada Las estrellas son legion de Kameron Hurley en noviembre. También The Peripheral (Roca Editorial) de William Gibson o Spoonbenders (Blackie Books) de Daryl Gregory que han cosechado bastante buenas críticas. Espero también ponerme con Malaz, para ponerme al día y seguir el paso de Nova en su publicación. Así como con Sanderson, del cual sin darme cuenta ya acumulo de nuevo cuatro pendientes. Y sé que no será todo. Son varios meses y cuento con publicaciones sorpresas (y algunas que ya sé jejeje) o cosas aún sin anunciar, como siempre. La pila nunca puede parar. Últimamente es de agradecer que tantas editoriales nos estén dando tantas alegrías.


   Y también en el apartado comiquero tengo algunos que espero con ganas. Uno de ellos es el segundo tomo de Leñadoras que nos llegará en Octubre. Tiene buena pinta y viene muy bien recomendado Giant days de John Allison y Lissa Treimann que publicará Fandogamia editorial en julio. Tengo pendiente leerme The Wicked + The Divine, una de las series más aclamadas ya aterrizadas en España gracias a Norma Editorial. Hay muchos más, de algunas grapas que estoy esperando un integral (ojalá la famosa Paper Girls pronto) y como no, un nuevo volumen de Saga que pronto verá la luz. En cuanto a manga, parece que lo que queda de año viene cargado. Ya ha visto la luz el primer volumen de la master edition de Blame! o Biomega de Nihei, ambos en Panini Comics, una compra segura. A la vista también tenemos el lanzamiento en formato kanzeban de 20th century boys (Planeta Cómic) de Naoki Urasawa, una obra según dicen imprescindible. El plato más fuerte vendrá con esa reedición del Uzumaki (Planeta Cómic) de Junji Ito, una de las obras clave del alabado autor. Y si, también sigo a la espera de que ECC Ediciones saque Sin-Chan como prometió a principio de año. Yo y mis cosas.


   En cuanto a medios audiovisuales tengo también unas cuantas series esperadas. Empezando por la séptima temporada de Game of Thrones (HBO), como no, y ver como se vuelve todo loco en estos ya últimos capítulos. Pendiente ando de la segunda temporada de Stranger Things (Netflix). Tras cautivarnos con la primera, a ver cómo se las arreglan para dar de nuevo en el clavo. Expectativas tengo con The Defenders (Netflix), la serie que reunirá a los cuatros superhéroes de Marvel en Netflix. Tengo ganas de ponerme con un par de pendientes, como Taboo (HBO) y The Leftovers (HBO), de las cuales solo he escuchado cosas buenas. También la serie animada de Castlevania (Netflix) o la nueva Star Trek: Discovery (CBS). Así como la última temporada de Orphan Black (BBC) para despedir a Tatiana Maslany y sus magnificos clones.


   En cuanto a cine, no tengo tantas cosas anotadas. Tengo ganas de ver Colossal de Nacho Vigalondo, que desde el cartel me ha enamorado. A ver que ha hecho Nolan con su película historia en Dunkerque. Miedo y ganas de ver a uno de mis héroes favoritos como es Spiderman. Por supuesto Atómica, que tiene pinta tener a toda una Charlize Theron desatada. Me despierta mucha curiosidad It desde su tráiler, que ha levantado las expectativas de los espectadores. También en la agenda la segunda parte de Kingsman y Blade Runner 2049, con bastante confianza en la segunda al tener a Villeneuve detrás. Y aunque parezca mentira, el tráiler de Thor: Ragnarok ha hecho ganas que tenga ganas de ver una película de este superhéroe, lo nunca visto. Y me quedan dos importantes en mi agenda. La liga de la justicia es un must para mí como DCeista de pura cepa y defensor a capa y espada de Batman vs Superman. Al igual que el nuevo episodio de Star Wars, el cual espero con mucha ansia.


    Y esto es todo por aquí en esta pequeña (aunque no tan pequeña) evaluación. Me lo he pasado bastante bien recopilando todo esto en un solo texto. Mis objetivos para los seis meses que quedan es intentar recuperar mi ritmo tanto lector como seriefilo, pero hasta que acabe el verano, eso está casi totalmente descartado. También tengo la intención de leer clásicos, tanto de género como no. Probablemente voy a crear una sección con ello, pero todo se verá. Es algo que orbita por mi mente. Y seguir leyendo bastante producto nacional, que me he encontrado bastante buenas sorpresas este año. Vamos a por lo que queda de 2017, que es mucho, bueno, y con muy buena pinta.

jueves, 29 de junio de 2017

Reseña - La quinta estación

La quinta estación
N. K. Jemisin (Trad. de David Tejera)
Ediciones B | Nova
Rústica | 448 páginas | 20€




  El mercado español literario de genero está en alza. O al menos, esa es la sensación que da últimamente. Tropeles de novedades nos asolan cada mes en avalancha. Títulos apetecibles y jugosos, licencias avaladas tanto por premios como por la crítica. Uno de estos casos es el de N.K. Jemisin con su trilogía de La Tierra Fragmentada. Una autora tanto conocida como alabada en EEUU que ha aterrizado por segunda vez (tras un paso invisible por Minotauro) en nuestro país, esta vez con mejor pie de la mano del sello Nova. Y es que La Quinta Estación además de ser un libro potente por si solo, ha venido acompañada por la visita de la autora a España y una buena campaña de marketing. La escritora se ha ganado a pulso a su público, se lo ha metido de lleno en el bolsillo con un carisma desbordante en cada entrevista y firma. Baste ver las RRSS, algunas entrevistas o la presentación en la librería Gigamesh. No es para menos.

   La Quinta Estación, ganadora del Premio Hugo en 2016, es una primera parte de trilogía fascinante. De esas que se recuerdan a final de año. No seré yo quien se atreva a etiquetarla en un género, porque es algo que da para un largo debate y hasta que tengamos todas las respuestas, será difícil de discernir. Pero comencemos por el principio. La Quinta estación lleva al lector por tres etapas del fin del mundo, por tres mujeres orogénicas que se enfrentan a una vida de sufrimiento y dolor, de perdida y muerte. Una mujer madura, una joven adolescente y una niña tendrán que luchar en un mundo que esta contra ellas, que no las acepta y que las mantiene prisioneras. Todo ello ocurrirá en La Quietud, un mundo donde continuamente suceden cataclismos naturales, donde los humanos viven en comunidades con roles especificados, y donde ciertos humanos poseen poderes capaces de controlar dichos eventos, los orogenes.

Fanart de Sionita por Jameela Wahlgreen

   La propuesta de N.K. Jemisin fascina al lector desde las primeras páginas, tanto por su narrativa, como su mundo y sus cautivadores personajes. Un narrador cercano, sarcástico, con un tono que denota rabia y enfado. Este te engancha desde las primeras páginas, donde no sabes lo que sucede, pero solo quieres descubrirlo. Así la autora va intercambiando párrafos donde construye su mundo, la acción no para y los personajes se van abriendo a nosotros. Símbolos y analogías van directas a nuestro corazón. Frases que se graban a fuego como si fueran puñaladas en la espalda. La autora nunca se dedica a exponer directamente, todo se nos va revelando con el paso de la acción, las vivencias, el dialogo o los descubrimientos de las protagonistas. Jemisin va tejiendo tres tramas que sabemos que en algún momento han de juntarse, pero no intuimos como. La autora juega con maestría el peligroso terreno de los secretos, y aunque alguna vez la casuística haga favorecer la trama, la intriga y las grandes revelaciones están aseguradas.

   Llegamos al primero de los puntos fuertes del libro. El worldbuilding. La Quietud es una tierra extraña y fascinante rodeada de secretos. Civilizaciones previas, obeliscos que flotan en las alturas, estaciones que acaban con todo lo existente cada cierto tiempo, seres con textura pedregosa o seres con poderes para controlar la tierra. Y esto es solo la punta del iceberg. Jemisin explota muy bien su premisa “mágica” más simple. Le da vida, desvela posibilidades y limitaciones, jugando con ella todo lo que puede. La segunda ley de la magia de Sanderson en estado puro. Podríamos empezar hablar de los orogenes y su poder, de La Quietud, de sus habitantes, los Guardianes, los comepiedras y mil cosas más durante un buen rato (y en el Celsius 232 de este año estoy seguro de que muchos lo haremos), pero esto queridos lectores, es mejor que lo descubráis por vosotros mismos durante la lectura.

Fanart de Essun por Amy-draws

   No en vano, si que me quedan todavía algunas cosas por comentar. La primera de ellas son los diferentes temas que podemos extrapolar durante toda la lectura. Jemisin nos hablará de religión, de historia, de ciencia, de racismo, del amor, de la madurez, de la libertad e incluso la felicidad. Una reflexión sobre lo que significa ser diferente, sobre la diversidad y el miedo a lo que no comprendemos. Jemisin nos transporta a un mundo injusto y cruel, lleno de horrores y vidas oprimidas, nada lejos de la realidad. Sus personajes; Damaya, Sienita, Essun, Hoa o Essun, se clavan en el lector. Personajes carismáticos, complejos, de fuerte personalidad, plagados de errores y aciertos. Personas que luchan por sobrevivir, que luchan contra su maldición, oprimidos por una estructura social que los obliga hacer cosas por el supuesto bien común.

   Lo poco que se le puede achacar al libro es que el implacable ritmo desciende en la segunda mitad hasta llegar al tramo final, algunas casualidades que se dan, o que los pueblos que visitan resulten homogéneos en gran parte. Nimiedades que le hacen descender un poco su valoración, pero muy poco. También hay que agradecer la buena traducción del texto. David Tejera hace un trabajo fabuloso, y nada fácil. Multitud de términos inventados van cobrando sentido conforme la lectura, y aunque acompaña al final un glosario, es prácticamente innecesario por su buen hacer. La inmersión es fácil y muy agradable. Jemisin nos deja al final con un mundo repleto de preguntas, pero plagado de coherencia y lógica interna pese a los misterios. Cierra todo un cliffhanger final del tamaño de una catedral y unas ganas tremendas de saber cuándo se publicará la segunda parte en castellano. Una segunda parte que los afortunados lectores de literatura en inglés ya han degustado y hartado de recomendar.
El fascinante mundo que ha creado N.K.Jemisin
Sus personajes, se clavan hondo
Secretos y giros sorprendentes
El estilo narrativo
El CLIFFHANGER

Algún momento casuístico
Homogeneidad en los pueblos

Las expectativas eran altas, pero en este caso, se han visto cumplidas. El mundo de N.K. Jemisin me ha tenido embobado durante cuatro días de intensa lectura. Tengo mil preguntas en la cabeza, mil secretos que quiero desvelar y una historia que necesito continuar. Un ritmo ágil nos va llevando por toda la novela, sin ningún momento aburrido pese a bajar en la segunda mitad. Una historia con muchas aristas que disfrutar, con muchos temas que abordar. A través de su mundo imaginario la autora aborda problemáticas muy reales y actuales. Necesito The Obelisk Gate cuanto antes.

¡Muchísimas gracias a Nova por el ejemplar!


Otras reseñas de interés: